Tag Archives: Modern Family

Series de cabecera. Parte 1: Sitcoms

En un principio las cabeceras de las series servían para que el espectador las identificara rápidamente, generaban cohesión, continuidad y fidelidad. Sin embargo, el mundo va cada vez más rápido y la audiencia somos cada vez más impacientes. Las cabeceras ya no son lo que eran, y poco a poco han ido asumiendo más funciones.

No he podido poner la original, porque los dueños del copyrright no quieren que esos vídeos se inserten, pero todos conocéis la cabecera de “El príncipe de Bel Air” y muchos hasta os sabréis la canción.

Es una de mis cabeceras favoritas. Cumple las tres funciones básica a la perfección: presentar la historia, presentar los personajes y definir el estilo. Qué bien los noventa, ¿a que sí? Casi huelo la cinta VHS saliendo del magnetoscopio.

Pero empecemos por el principio, cuando se empiezan a popularizar las series de televisión. “La tribu de los Brady” de los años 70 tenía una cabecera clásica clásica: en ella no sólo se presentaba a los actores y a los personajes, sino que te contaban la historia anterior con una canción (bárbara) y te repetían the Brady bunch ♪, the Brady bunch ♪, the Brady bunch ♪, por si no te habías quedado con el nombre del programa.

Menuda textura vintage, eh.

Para un espectador de 2012 esta cabecera no tiene ni ritmo ni sentido. Es un minuto largo de caras mirando sin hacer nada más que sonreír. Espeluznante. Y aunque este tipo de comedias familiares ha mantenido el estilo, en los 80 se va reduciendo la duración de las cabeceras. La de “Los problemas crecen” es en el fondo la misma idea que “La tribu de los Brady”, pero en la mitad de tiempo y sin una canción que haga alusión directamente a los personajes, que oye, el público ya ha madurado.

Jijijí, vaya faena que le hacen al padre al final, dejándolo ahí…

Esta cabecera sólo dura 33 segundos porque la gente no está para perder su tiempo mirando caras que ya conoce, y 33 segundos es bastante poco. De hecho, es la duración normal de las cabeceras de este tipo de series durante los 80 y los 90. Eso sí, el ritmo todavía se puede mejorar, como se hace en la cabecera de “Friends”, donde los planos son cortos y directos y hay un poco más de desorden, porque el público está más educado audiovisualmente y pueden entenderlo sin que se lo den mascado cantado en una canción.

Oh, el bueno de Ross…

Pero antes de estrenarla con todos los predicamentos, había una versión más ochentera, con música de REM, imágenes de Nueva York, tipografía hortera y el título “Friends Like Us”. Vaya, parece que los productores de vez en cuando cambian las cosas para bien.

En los últimos años, la audiencia se ha vuelto más sabia y más impaciente, lo que implica por un lado que ya no es tan prioritario presentar a los personajes y por otro, que hay que seguir reduciendo el tiempo y acelerando el ritmo. El paradigma de este cambio es “The Big Bang Theory” con sus 20 segundos de acción trepidante.

Ay, Sheldon y sus manías…

A pesar del subidón que pega esta cabecera, resulta que es de las más largas que hay últimamente. En los 90, la cabecera de “Will & Grace” ya se había reducido a 17 segundos, la de “Frasier” (toda una pionera) no pasaba de 7. En este siglo, “Cómo conocí a vuestra madre” tiene una cabecera de 12 segundos, igual que “Scrubs“. Y por último, mi favorita, que dura sólo 10:

Alex, qué mona eres.

Aunque “Me llamo Earl” se lleva la palma son 3 segunditos, nada más, “Modern Family” tiene mi cabecera favorita para comedias de los últimos años, porque combina la tendencia clásica con la actual. En cuanto a su componente clásica, fijaos bien, te cuenta una gran parte de la historia (qué clase de gente son, con quién y dónde viven…) y te presenta a los personajes (cada postura y cada gesto están cuidados al detalle, porque sólo tiene unos fotogramas para presentar al personaje, y lo hacen con precisión quirúrgica). En cuanto a la componente actual, es rápida, dinámica y prefiere desbordarte de información que dejarte a medias.

Y siguiendo un poco la línea de “Frasier”, también en los noventa, se dio una de las sitcoms más grandes de todos los tiempos  que carecía por completo de cabecera. El título de “Seinfeld” aparece al principio del capítulo, pero nada más.

¿Cuánto más se puede comprimir la información? Seguro que los que diseñaron la cabecera de “La tribu de los Brady” sentían que estaban al límite, que la canción ya era suficientemente concisa y que no se podía contraer más. Así que, en fin, sólo queda esperar. Tal vez el futuro de las cabeceras no sea seguir contrayéndose, sino renovarse por dentro y por fuera cual bífidus actívidus.

¿Y la tuya? ¿Cuál es tu cabecera de sitcom favorita?

Advertisements
Tagged , , , , , , , , , , , , , , ,

Haley y su aversión

Esperé durante dos semanas con el corazón en un puño a que el capítulo 3×16 de Modern Family saliera en castellano. ¿Por qué? ¿Por que no me gusta leer subtítulos? ¡No! Porque me moría de curiosidad por ver cómo habían hecho en el estudio de doblaje para traducir el apasionante caso de… “Hailey y su aversión”.

Les pongo en antecedentes. Phil Dunphy va en el coche con sus dos hijas, Haley y Alex, y su sobrina Lily. Como es habitual, Alex y Haley empiezan a chincharse y Phil, siempre tan diplomático, decide que tienen que arreglar sus diferencias en la zona de restaurantes del centro comercial.

“¡¿La zona de restaurantes?! ¡Eso huele como el casco de la bici de Luke!” se queja Haley (Luke es su otro hermano).

Así que Phil, el padre, dice que no van a dejar de ir a la zona de restaurantes del centro comercial por “Hailey y su aversión… (a ese sitio)” pero no puede terminar la frase, porque en ese instante Alex estalla en una carcajada.

En castellano no tiene ningún sentido, pero en inglés, Phil dice que irán “despite Haley’s aversion” (a pesar de la aversión de Haley) y Alex entiende “despite Haley’s a virgin” (a pesar de que Haley es virgen). Claro, la cabrona de Alex se ríe porque sabe de buena tinta que la golfa de su hermana hace tiempo que perdió la virginidad con su novio Dylan. Sin embargo, su padre, el pobre Phil, se entera en ese preciso momento.

Yo este capítulo lo vi en casa, en versión original, subtitulado y con un amigo que ha vivido varios años en Londres. El caso es que en un principio dijimos “¿Qué? ¿Qué ha pasado?”, porque no nos habíamos enterado. incluso pensamos que Phil había entendido “Haley’s abortion” (el aborto de Haley), pero nos pareció demasiado salvaje para el tono de la sitcom. Cuando finalmente dedujimos cuál había sido la confusión (bueno, creo que lo tuvimos que buscar en Internet, jiji), nos asaltó la duda de cómo doblarían ese capítulo al castellano.

Tenían que hacer algo creativo, porque “la aversión de Haley” en español no se parece en absoluto a “Haley es virgen”. De hecho, nada en español suena parecido a “Haley es virgen”.

Yo tenía puestas muchas esperanzas en ellos. Había visto a los traductores de las series hacer verdaderas virguerías para adaptar frases, juegos de palabras y situaciones en principio intraducibles.

Como ejemplo se me ocurre lo bien que han resuelto las ocasiones en las que un personaje (normalmente Gloria) no entiende el inglés o se expresa mal porque su lengua materna es el español. En esas situaciones suelen recurrir a localismos colombianos que no se usan en España. “Agarrarse con alguien aquí se dice pelearse” le dice Jay en un episodio, mientras en el original le decía cómo pronunciar correctamente nosequé palabra en inglés. Muy bien traducido.

En la serie Scrubs, también tenían un personaje latino: Carla, que llamaba a su madre por teléfono y los demás no la entendían, así que a los traductores se les ocurrió que no fuese costarricense, sino italiana. Psé. No está mal. Podrían haber mantenido el continente y haberla hecho ser brasileña, pero el apaño les valió para las tropocientas temporadas que hicieron.

En Expediente X, en el capítulo 4×11 (“El mundo gira”), el agente Mulder tiene que entrevistar a un hispano que puede darle pistas acerca del críptico chupacabras. Como Mulder no habla español, otro personaje va traduciendo las preguntas y las respuestas de uno y de otro. En el doblaje al castellano se lo curraron de verdad. Se inventaron un diálogo nuevo para que todos hablaran todo el rato en español, pero tampoco se excedieron inventándose datos locos. Un trabajo muy digno.

Sin embargo, el capítulo 3×16 de Modern Family (“Virgin Territory”) me defraudó mucho. Se limitaron a traducirlo literalmente, de tal manera que un espectador español no puede entender por qué Alex se ríe de “Haley y su aversión”, ni por qué Phil se sorprende tanto, ni puede imaginarse qué había entendido Haley cuando, tras darse cuenta de su metedura de pata, dice “uh, ‘Haley y su aversión’… creía que habías dicho… da igual”. Una birria.

Y yo, que no tengo estudios, me puse a pensar en qué podrían haber hecho los traductores con este problemón. Dado que “Haley es virgen” no puede parecerse a nada en castellano, pensé frases que significaran lo mismo y que Alex pudiera malinterpretar. Por ejemplo “Haley no tiene sexo”. Hm… Phil podría decir “Haley no tiene seso” y Alex desternillarse acto seguido. Pero ¿cómo encajar esa frase en la conversación sobre ir a comer al centro comercial?

Realmente todo lo de la comida en el guion original no es más que una excusa para llegar a ese sintagma (Haley’s aversion) de la forma más natural posible, así que en español todo el diálogo previo también podría ponerse al servicio de una frase que Alex va a entender mal.

Si queremos mantener dos frases diferentes (la que dice Phil y la que entiende Alex) tenemos que usar lo del seso/sexo (que no termina de sonar natural) o buscar cosas como “Haley no ha hecho el humor” o “Haley aún no ha fallado” que son todavía más forzadas o que directamente no encajan con el personaje de Phil.

Pero no desesperen, ¡aún queda una solución! Y es mucho más sencilla: que sólo haya una frase, es decir, que sin cambiar ninguna palabra, Alex entienda la misma frase pero con otro sentido. Reproduzco el diálogo original y una posible solución algo más digna:

DIÁLOGO ORIGINAL:

Phil: …en la zona de restaurantes del centro comercial!

Haley: ¿La zona de restaurantes? ¡Eso huele como el casco de la bici de Luke!

Alex: Pues a mí me gusta.

Lily: Y a mí.

Phil: No os preocupéis, no vamos a privarnos de nada por Haley y su aversión al…

Alex: ¡Jajaja! ¡¡Uy!! “Haley y su aversión”… Creía que habías dicho… Da igual.

POSIBLE SOLUCIÓN:

Phil: …en la zona de restaurantes del centro comercial!

Haley: ¿La zona de restaurantes? ¡Dylan y yo siempre la evitamos!

Alex: Pues a mí me gusta.

Lily: Y a mí.

Phil: No os preocupéis, iremos igualmente, aunque Haley y Dylan nunca lo hayan hecho…

Alex: ¡Jajaja! ¡¡Uy!! Que no han ido a… Creía que te referías a… Da igual.

Sí, tampoco es una solución perfecta, pero al menos el espectador que lo vea doblado entenderá de qué va el tema. Y sí, se pierde esa metáfora tan graciosa del casco de la bici de Luke, pero es por un bien mucho mayor.

Sobre si está bien o mal doblar las series, prefiero hacer como De Guindos y no pronunciar(me). Esta entrada va sobre traducción, y sería muy feliz si en los comentarios (si los hubiere) se hablara de traducción y no del nivel de inglés nefasto que tenemos los españoles porque nos dan las series masticadas en nuestro idioma. Besis.

Tagged , , , , , , ,