Tag Archives: idiomas

100 falsas mentiras sobre las lenguas

Hola amigos de YouTube. En esta ocasión me gustaría redimirme de todo el mal que he generado al publicar este hilo en Twitter con 100 datos falsos sobre lenguas. Mucha gente lo leyó creyendo que era verdad (aunque se avisaba) y, bueno, en el fondo me halaga, porque yo puse mucho cariño y tesón en todas esas mentiras. Muchas de ellas tienen una base real o son una excusa preciosa para hablar de lenguas. Tranquilos amigos que no serán 100 explicaciones, solo me centraré en las más interesantes. Así que aquí va el tag: 100 falsas mentiras sobre las lenguas. Y por favor no olviden darle a la manita arriba y suscribirse a mi canal. Los quiero.

IMG_20170723_212304

Los verbos defectivos

El inglés es una lengua muy flexible y puede ponerla la terminación -ing a cualquier cosa. Ejemplos de esto son skiing, gambling, fleeing… Incluso no es extraño que esto ocurra con siglas: Nobody knew he was ODing (de OD, overdose, tener una sobredosis). Pero en castellano si qué tenemos algún verbo perezoso que no desarrolla todas sus formas. Se llaman verbos defectivos. Ejemplos típicos son el verbo abolir, que le falla por ejemplo la primera persona del presente (yo… ¿abolo? ¿abuelo?) o el verbo soler, que no tiene futuro (yo… ¿soleré? ¿soldré?)

EDIT: La RAE, efectivamente, ahora admite abolo y soleré. Así que podéis usarlos sin vergüenza, aunque nadie más los use.

Un respeto a lo japonés

El japonés tiene un sistema muy elaborado de tratamientos de cortesía. Una de las partículas más conocidas es el sufijo -san, con el que te refieres (de manera corrientemente respetuosa) a la gente (Marco-san, Yoko-san), pero también está -sama, que muestra más respeto (sería parecido a nuestro usted). El prefijo o- también puede anteponerse a algo respetado. Por ejemplo, el festival del florecimiento de los cerezos en japón, hanami, infunde un gran respeto, por lo que a veces se llama o-hanami. En castellano no solemos tener tanta deferencia hacia objetos no humanos, pero así de repente, se me ocurre el Excelentísimo Ayuntamiento de Valladolid.

Presente actual, pasado pretérito y futuro venidero

El castellano es una lengua rica en tiempos verbales y las lenguas de nuestro entorno suelen tener, a grandes rasgos, tiempos para el presente, el pasado y el futuro. Otras lenguas, como el mandarín, carecen de tiempos verbales como tales, pero, por supuesto, pueden expresar la idea de futuridad/pasadismo ayudándose de otros complementos. La lengua pirahã es célebre por su simplicidad y se dice que la propia cultura pirahã carece de conceptos desarrollados para hablar de otros momentos que no sean el presente.

En cualquier caso, parece que todas las lenguas humanas siguen una serie de normas en cuanto a su simpleza o su complejidad. Es decir, que cuando una lengua gana en complejidad, esta complejidad siempre va en la misma dirección.

¿Lioso? Puede ser. El caso más famoso es el de los colores. Hay lenguas que tienen más palabras para los colores que otras, pero su complejidad siempre crece de la misma manera. Siguiendo este patrón:

  • Ningún idioma tiene una sola palabra para designar un color, todos tienen como mínimo dos. Cuando hay solo dos, son siempre el blanco y el negro;
  • Cuando hay tres palabras, la tercera siempre es el rojo;
  • Cuando hay cuatro palabras, se añade el verde o el amarillo;
  • Cuando hay cinco, se han añadido ambos, el verde y el amarillo;
  • Cuando hay seis palabras, se ha añadido el azul;
  • Cuando hay siete palabras, se ha añadido el marrón;
  • Cuando hay ocho o más palabras, se añaden siempre el púrpura, el rosa, el naranja y el gris, y esto puede suceder en cualquier orden o combinación.

Y algo similar pasa con los tiempos verbales. Si una lengua solo tiene un tiempo verbal, ese tiempo es el presente (o un macrotiempo que engloba a los demás que entenderemos como un presente amplio). Da igual cómo de filósofos sean estos maka (inventados 100%), estas reglas parecen estar en la BIOS de nuestro cerebro.

Últimos hablantes

Se calcula que en el mundo se hablan entre 6 000 y 7 000 lenguas (es difícil definir qué es una lengua) y que para el año 2100 entre el 50 y el 90% de ellas habrán desaparecido. La mayor parte de las lenguas del mundo son habladas por menos de 10 000 personas, lo cual te puede dar una idea de cómo está el panorama.

De algunas de estas lenguas se conocen sus últimos hablantes. En Wikipedia hay una lista con más de 50 últimos hablantes (algunos de ellos siguen vivos).

En algunos casos, lo que lo hace todavía más triste, no se conoce ni siquiera qué lengua hablaba tal o cual último hablante.

Para escribir esta mamarrachada me inspiré también en otros dos datos. Uno es que en torno a la mitad de la publación mundial es bilingüe, aunque a ciertas personas (como a mí, que soy castellano viejo) eso del bilingüismo nos parezca un exotismo propio de vascos, navajos y srilankeños. El otro dato es que en la India se hablan 122 lenguas grandes (con más de 10 000 hablantes) y 1 599 lenguas pequeñas (con menos de 10 000). Para que luego nos enorgullezcamos los españoles de nuestra diversidad lingüística. Válgame el cielo.

Isaac Asimov hizo muchas cosas, pero no lo hizo todo

Isaac Asimov fue un tipo muy listo, pero la robótica fue la única ciencia a la que bautizó, utilizando esta denominación en sus cuentos antes de que la disciplina existiera como tal. El suizo Ferdinand de Saussure (1857-1913) suele citarse como el fundador de la lingüística, ya que fue el primero en usar el método científico para abordar su estudio.

Catalano vs. Castellán

Esta sinvergonzonería me ha costado muchos insultos, pero es de las más divertidas. Como es de suponer, el castellano y el catalán evolucionaron en paralelo desde el latín vulgar hablado en Hispania. Ambos son continuaciones del latín. Ninguno viene del otro. Igual que tú no has salido a tu hermana ni tu hermana ha salido a ti. Ambas habéis salido a vuestros padres.

Esta lengua está muy viva

Grecia tiene un par de lugares muy pintorescos: uno es el Monte Athos, donde el pintoresquismo les ha llevado a, fíjate tú qué pintorescos, prohibirle la entrada a las mujeres. Este territorio goza de cierta autonomía dentro del estado griego y los 20 monasterios que en él se encuentran dictan sus propias leyes y han puesto un cartel de «chicas no» en la entrada. El propio monasterio de Hozoviotissa puede ser un lugar muy bonito de visitar (construido en 1017, pero, oye, renovado en 1088), pero, desgraciadamente, sus monjes no hablan lenguas muertas. Es más, si hablaran lenguas muertas, ¿podríamos decir que son lenguas muertas? Mucha gente considera de ni el griego clásico ni el latín lo son, porque sí que se siguen usando a día de hoy.

Lo mejor de hacer este tuit fue la enorme casualidad (o no) que ocurrió: yo busqué una isla random de Grecia en Google Maps y di con esta que era pequeña y tenía un nombre que me hacía gracia. Bueno, pues resulta que @MartinDonato hizo un poquito de la research y dio con un monasterio real que hay allí mega chulo:

Resulta que es el segundo más antiguo de toda Grecia. Como dato curioso: se fundó en el 1017 y se renovó en el 1088. Toma ya. Jajajaja. Es viejo, pero oye, lo han renovado. Podéis venir todos, está renovado. Oye, habría que arreglar el rodapiés. ¿EL RODAPIÉS? ¡¡Pero si no hace ni un milenio que lo renovamos!! En fin… Podría estar así HORAS.

Gracias, @martindonato.

Casos excepcionales

Para quien no sepa qué es un caso, lo explico rápidamente. En castellano decimos yo, me, conmigo, mío y en realidad todas esas palabras hacen referencia al mismo ser. Si hacemos lo mismo con otra palabra, como casa nos encontramos con que no existe esa variedad y hay que tirar de preposiciones (casa, a la casa, con la casa, de la casa). Pues bien, hay lenguas que hacen lo que nosotros hacemos con el yo pero con todos los sustantivos. Esto se presenta en distinto grados. El inglés y el castellano tienen trazas del sistema de casos, el japonés no tiene nada de un sistema de casos, el alemán está en un punto intermedio (tiene casos, pero pocos y fáciles) y el otro extremo estaría el finés (que debe ser una locura eso).

Para esta absurdez tiré de estonio (pariente cercano del finés, pero menos conocido, muajajajaja) que, al fin y al cabo, sí que tiene algún caso curioso, como el translativo (usado cuando te conviertes en algo) o el alativo (usado cuando te diriges a algo para quedarte en su superficie, no en su interior).

Mejorar una lengua desde arriba

Esto es falso y nunca ocurrió, pero sí que existe la idea de que tal o cual lengua (normalmente el inglés, el alemán, o la de uno mismo) son mejores vehículos de pensamiento/comunicación que otras, porque son más precisas, más ricas o más mejores. Este pensamiento es estéril y trasnochado: no solo es clasista sino que es anticientífico.

La lengua se construye desde abajo: los hablantes la modelan día a día. Los casos en los que las innovaciones vienen impuestas desde el poder son muy escasos.

Resumiendo: Es el hablante el que elige la palabra y es la palabra la que quiere que sean los hablantes la palabra.

Baby talk

Todas las sociedades hasta donde tengo noticia usan el baby talk, un subcódigo lingüístico para tratar con bebés. Por ejemplo, lo que para un niño pequeño son pipis, chichi, tata, mamá, pilila y caca, de mayor se convierten en pájaros, carne, mi hermana, mi madre, polla y mierda (así ocurrió en mi caso). Hasta donde yo sé, no existe ninguna sociedad que utilice dos lenguas distintas, aunque todas usan estas variantes.

¿Será esa soirée sarasa?

La RAE no ha eliminado la entrada de «sarasa» que sigue estando vivita y coleando, como debe ser. Aunque igual deberían ponerle la etiqueta de que es despectivo, pero bueno, eso ya es otra aventura. Los diccionarios deben registrar las palabras que usa la gente, tanto si son bellas como dinamismo y vergel como si son feas como sarasa y potorro. Eliminar la entrada: 1. no haría que la gente dejara de usarlo. (No hemos dejado de usar chuletilla y es un término que no aparece en la RAE) y 2. no sería valiente, sino muy estúpido: nos llevaría a invisibilizar un tipo muy doloroso de discriminación.

El descubrimiento de la ausencia de chuletilla se lo debemos a @parasynthetic:

Impactantes hallazgos. Misterios acuciantes. ¿Algún mensaje, Carmen?

Judeoespañol antes del judeoespañol

Es famoso el dicho (para quien no lo conozca) de que antiguamente (no me preguntéis cuándo) una ardilla podía cruzar la Pnínsula Ibérica de norte a sur saltando de rama en rama, haciendo referencia a la acción devastadora del ser humano y a la sustitución de los bosques por tierras de cultivo y ciudades.

(Bueno, mira, me daba vergüenza no saber de dónde venía y lo he buscado y es interesante y está aquí)

En España ponemos el fin de la Edad Media en 1492 cuando nuestra ilustre nación culminó 4 de sus logros más celebrados: la conquista de América, la conquista de Granada, la publicación de la primera gramática del español y la expulsión de los judíos. Los judíos expulsados, siguieron hablando una suerte de español allá adonde fueron y aquella habla, influida por el hebreo y otras lenguas con las que se fueron topando (como el turco y el griego), devino en lo que hoy conocemos como judeoespañol (aka sefardí aka ladino). Por lo tanto, por muchos judíos que hubiera en la Edad Media en la Península, ninguno hablaba (todavía) sefardí.

Qué blanco era mi valle

El (gran) número de palabras que tienen los esquimales para referirse al color blanco o a la nieve es un lugar común en la lingüística pop, es bonito porque parece apuntar a algo muy intuitivo: que cada pueblo se especializa en nombrar aquello que es relevante en su día a día, pero tristemente no tiene mucha base real. Parece que todo comenzó con el trabajo del antropólogo Franz Boas que dijo (y alguien malinterpretó) que la lengua inuit tenía el mismo número de raíces morfológicas para hablar de nieve que el inglés, pero muchos sufijos que podían añadirle. Es decir, que los esquimales decían nievecilla, nievota, nievuzca, nievarro, nievezuca… Para referirse a nieve más gorda, más fina, más sólida, más líquida… ¿Y eso son palabras distintas o la misma palabra? ¿Eh? ¿EH? SAL Y ME LO DICES EN CALLE.

La CENCIA no puede equivocarse

Este tweet es uno de los más retuiteados del hilo y me aterra pensar en el porcentaje de gente que lo ha hecho pensando que es real.

No hay, ni por asomo, un concepto científico que pueda determinar la calidad absoluta de una lengua. Es algo ridículo y tan asquerosamente supremacista como intentar defender a través de la ciencia que tu raza o tu sexo son mejores que los otros.

Tampoco existen lenguas más antiguas que otras. El euskera o el lituano son lenguas de las que suele decirse que son antiguas, pero esto no tiene tampoco ningún significado serio. ¿El euskera es más antiguo que el castellano porque estaba en la Península antes que el latín? Bueno, es que entonces quizás no había euskera, sino la lengua madre del euskera, igual que el latín es madre de las otras lenguas peninsulares. Y el latín igualmente viene de un linaje igual de antiguo que cualquier otra lengua.

Podemos hablar de lenguas conservadoras. El lituano lo es: ha cambiado poquito (en comparación con otras lenguas) de su abuela el indoeuropeo. Pero ya está. Decir que una lengua es más antigua que otra es como decir que un linaje es más antiguo que otro. Nadie, remontándose en sus ancestros, se encuentra con que estos aparecen por generación espontánea, de la nada, mientras que los del vecino se remontan siglos y siglos en el pasado. Lo mismo pasa con las lenguas.

Criollo, creo yo

Cuando comunidades de lenguas distintas se ven obligadas a convivir y a entenderse, suele aparece un pidgin, un sistema simplificado de comunicación que sirve para salir del paso. Cuando esta convivencia se alarga y el pidgin se enriquece y empieza a ser la lengua habitual de las nuevas generaciones, entonces hablamos ya de una lengua criolla, es decir, una lengua mezcla de elementos de otras lenguas. Algunas de estas lenguas tiene hoy en día un estatus oficial, como el tok pisin en Papúa-Nueva Guinea, que empezó como un apaño pa salir del paso y ahora es lengua oficial en este país. El criollo haitiano es la lengua criolla con más hablantes (casi 10 millones) y goza de buena salud: una creciente implementación en el sistema educativo haitiano, una progresiva desestigmatización y una Akademi Kreyòl Ayisyen. Este macramé lingüístico esta formado por retales de francés, español, portugés, inglés, taíno y las lenguas africanas occidentales de los esclavos. Ahora que ya tiene una entidad y una presencia adultas, ¿no molaría que en algún lugar del mundo se mezclase con otra lengua y pariese una segunda derivada, un criollo del criollo, un inception de criollos? Esa era la fantasía del tuit.

This Sentence Is Not Written In English

Ciertamente el inglés es una lengua curiosa. Genealógicamente es germánica (como el holandés, el alemán, el danés, el noruego…) pero tiene muchas palabras procedentes del latín. ¿Cuántas? Según gráficos de quesitos superfiables de Google Imágenes, un 29% de las palabras inglesas vienen del latín.

005b

Pero, ojo, otro 29% viene del francés (y en francés casi todo viene del latín). Así que, redondeando, podemos decir que en torno a un 60% de las palabras del inglés (¡más de la mitad!) vienen del latín. Qué fuerte, eh. Precisamente, hay quien dice que el inglés podría considerarse una lengua criolla, fruto de la unión concupiscente de ingleses y normandos.

BONUS: El inglés jamás se ha considerado una lengua céltica. Jamás de los jamases. El inglés es germánica, aunque cohabita con muchas lenguas élticas (como el gaélico escocés, el gaélico irlanéds o el galés).

Los trapos sucios de la Expo

Por supuesto que esto nunca sucedió. Lo que sí que sucedió y aún sucede es el desprestigio del habla andaluza y de sus usuarios. A pesar de lo que hemos oído desde pequeños, no hay variantes mejores ni peores de una lengua. No hay acentos buenos ni malos. Lo siento, pero no. En ninguna lengua. Hay variedades prestigiosas (el castellano de Toledo, el inglés de la BBC, el bajo alemán…) que gozan de ese prestigio porque en un momento x un monarca, un gobierno, un loquesea decidió que así debía ser. Haber caído dentro o fuera de esa línea arbitraria del buen uso de una lengua es suerte. Los locutores de radio andaluces ya se cuidan ellos mismos de pasar de su habla materna al registro de prestigio cuando les ponen un micrófono delante sin que ningún gobierno los coaccione. Ninguna variedad de una lengua es mejor que otra. Ninguna variedad es una desviación (o todas lo son por igual). Ninguna variedad es fruto de la incultura o la estulticia de sus hablantes. Nadie debe ser humillado por hablar como hablan sus padres o su entorno. Hacerlo es hablismo (clique aquí para más información sobre el hablismo) y es una barbaridad (clique aquí para más información sobre el hablismo contra los bárbaros).

DMAX presenta KOALAS EN LA BIBLIA

Las lenguas semíticas (como el hebreo o el árabe) se escriben con abyads, es decir, alfabetos que carecen de vocales. Sus lenguas les permiten hacerlo. Igual que en spñol ns entndiams bn en lngj d sms, que apenas tenía vocales, para leer hebreo, el leyente tiene que aportar las vocales.

Esto causa curiosas e interesantes anécdotas acerca de traducciones y exégesis de textos mundanos y sagrados, ya que una misma secuencia de consonantes puede corresponderse con más de una palabra, dependiendo de las vocales que uno piense que debe llevar.

En el improbable caso de que los judíos del siglo VIII antes de Cristo hubieran visto muchos koalas, creo yo que el contexto hubiera ayudado a los traductores griegos a discernir con meridiana confianza cuándo se refería a un milagro del Todopoderoso y cuando a ese simpático marsupial.

Talk like an Egipcian

Esta historia se basa en la del faraón Psamético I, que, según nos cuenta Heródoto, llevó a cabo con un niño cuya primera palabra fue besok y que el faraón (o quien fuera de sus adláteres) interpretó como la palabra frigia para pan. Seguramente el experimento se realizó con poquita ciencia y muchas ganas de encontrar una resonancia remota con cualquier cosilla. Se han hecho otros experimentos similares, pero todos se mueven en la incómoda frontera entre la estafa y la tortura infantil.

Hoy en día, tenemos bastante claro que, para que un niño adquiera su lengua, debe estar expuesto a ella. ¿O no? En los años 80, el gobierno nicaragüense creó la primera escuela para niños sordos del país y, debido a un pésimo asesoramiento, se les intentó enseñar a hablar con alfabeto dactilológico (deletreando palabras con los dedos), lo cual fue un rotundo fracaso debido a que estos niños no tenían ni el concepto de palabra ni podían relacionar esos signos aleatorios con los sonidos de las palabras. Ellos solos desarrollaron una lengua a partir de cero, el ISN (Idioma de Señas de Nicaragua), que desde entonces ha servido como ejemplo a los lingüistas para decir que la adquisición del lenguaje es algo innato a la mente humana.

La constante mejora de las lenguas JA

Efectivamente el finés está de estreno: tiene nuevos artículos desde hace pocas décadas, pero no significa que el lenguaje se mejore. Ciertas características de las lenguas son pendulares: van de un lado a otro a lo largo de la historia. Esta podría ser una de ellas. No hay un fin. No hay una meta. Las lenguas cambian, pero no hay un sendero que recorrer hacia la perfección.

El mejor español del mundo

Es un mantra rancio y manido que muchos hemos oído desde pequeños: «el mejor español se habla en Valladolid». Pues tengo una sorpresa para vosotros: NO. Ya lo hemos explicado antes: ninguna variedad es mejor que otra. En Valladolid, eso sí, hemos tenido la suerte o la desgracia de hablar una variedad del castellano muy parecida al castellano estándar, cosa que el anterior gobierno municipal, encabezado por León de la Riva (un alcalde tan célebre como municipal), no dudo en explotar usando el eslogan «el mejor español del mundo» para atraer a estudiantes de español. Supuso una vergüenza indignante para los vallisoletanos, los lingüistas, los estudiantes, los profesores, la razón, el buen gusto y las nutrias.

Family Matters (especialmente sí es una familia rica)

Vladimir Nabokov era ruso. Nació en San Petersburgo en el coseno de una familia acomodada (en la riqueza) por lo que desde pequeño lo educaron trilingüemente: inglés, ruso y francés. Cuando tenía 20 años, su familia se mudó a Alemania donde seguramente adquirió nociones de la lengua de Conchita Wurst. Con 41 años se muda a Estados Unidos huyendo de la II Guerra Mundial. Así que sí, es peculiar que escribiera su obra más famosa en una lengua que no era la suya, pero es que también era la suya.

Gregory McGregor agrega greguerías

Las greguerías son frases cortas que expresan de forma original una idea, un chiste, una emoción… Ramón Gómez de la Serna es considerado su inventor y las cultivó a principios del siglo XX, dando a luz a moñoñeces tan empalagosas e irritantes como estas:

La luna es el ojo de buey del barco de la noche.

Cuando una mujer chupa un pétalo de rosa, se da un beso a sí misma.

Si no fuésemos mortales, no podríamos llorar.

Perdón si he herido la sensibilidad de algún leztor.

Algunas almas alegres al aliño alemán

En árabe el artículo (mira, estos sí que tienen artículo) es al, equivalente a nuestros el/la. Durante los ocho siglos que fuimos andalusíes, las lenguas romances incorporaron muchas palabras del árabe y en muchas ocasiones con el artículo incluido.

Es algo parecido a lo que han hecho los angloparlantes con El Dorado, al que llaman Eldorado, porque al oírlo no distinguían el artículo de lo demás.

Aun así, no todas las palabras que empiezan por al- en castellano son de origen árabe. Las mencionadas en el tuit son ejemplos de justo lo contrario. También hay palabras que no empiezan por al y son de origen árabe: azúcar, aceite, café, berenjena, naranja, zanahoria, ojalá, guitarra

Confusión marsupial

Aquí estamos ante un doble tirabuzón del troleo. Por supuesto que los nativos australianos no decían que «señalar es de mala educación», pero es que tampoco decían «no te entiendo». Esta leyenda urbana lingüística se ha extendido porque está muy bien traída, pero es falsa. Los nativos australianos entendieron bien lo que los invasores les preguntaban y contestaron en consecuencia: kangarú (un tipo de canguro – presumiblemente el tipo de canguro al que el inglés señalaba).

Sodoma y Gomera

Este tuit tenía una segunda parte en la que se dice que la «gomorría» era ser laísta y que por eso Dios destruyó la ciudad.

El laísmo es el uso extendido por algunas zonas de España (en Valladolid mucho) del pronombre «la» en función de complemento indirecto (en castellano estándar es «le»). En Valladolid decimos «la di un regalo» o «la preguntaré si va a venir».

Es uno de los puntos en los que el habla de Valladolid difiere del castellano estándar y es la tabla a la que se aferran muchos hablantes para criticar nuestra forma de hablar y decir que «nuestro español no es el mejor del mundo porque somos laístas». Bueno, es comprensible que nos tengan ganas, pero el argumento es incorrecto.

No es el mejor español del mundo, no porque seamos laístas, sino porque NO HAY VARIEDADES MEJORES QUE OTRAS. En serio: no hay variedades mejores que otras. Eso es hablismo. No hay variedades mejores que otras.

Antiguas colonias

Esta sandez tiene cierto sentido porque el signo de exclamación se usa para representar un fonema de tipo click que se encuentra en algunas lenguas africanas como el zulú. Además de representar al fonema en el alfabeto fonético internacional, también es una letra del alfabeto de algunos idiomas como el khoekhoe de Namibia.

Otras ortografias mas faziles i senziyas

Andrés Bello fue un lingüista venezolano-chileno que propuso una simplificación de la ortografía del español. En Chile fue la ortografía oficial durante 83 años (que no es poco), pero la abandonaron al ver que ningún otro país se sumaba al a rreboluzión.

Singular a dudas

Aunque en las lenguas de nuestro entorno lo habitual es que nos encontremos solo con singular y plural, lo cierto es que hay otras lenguas que tienen más números. El dual (para cuando las cosas son dos o van por parejas), el trial, el nular (para cero), etc. El lituano puede contener trazas de dual y nular, pero a día de hoy su sistema es prácticamente como el del español. El esloveno y el polaco sí que tienen dual, por ejemplo. Y no nos pillan tan lejos.

La realidad supera a la afición

Aunque la gracia de este tuit es la falacia formal, en 2013 se calculaba que había en el mundo unas 100 tribus por contactar. La mayor parte localizadas en Sudamérica, el centro de África y Nueva Guinea. Probablemente sus lenguas se parezcan a otras lenguas vecinas, pero serán lenguas nuevas para nosotros. Así que en esta ocasión la realidad supera a la ficción.

Shakespeare se traduce como Agitalanza

Por ahí circulan varias teorías acerca de la autoría de las obras atribuidas a Shakespeare. La más interesante desde mi punto de vista es la de que Francis Bacon escribió todas sus obras y que «William Shakespeare» no esa más que un pseudónimo.

“Knowledge is power. France is bacon.”

El género tonto

El pruso antiguo era un coñazo (en lo que a géneros se refiere) pues se conformaba con la trillada tríada de masculino-femenino-neutro. Sin embargo, su vecino el polaco tiene muchos géneros peculiares para ser una lengua indoeuropea: neutro, femenino y masculino para empezar y dentro del masculino inanimados y animados, y dentro de los animados, humanos y no humanos. Aunque parece que de algunos de estos géneros solo encontramos trazas, vale la pena reflexionar acerca de tanta subdivisión.

Otro caso curioso es de la lengua dyirbal, de los aborígenes australianos, que tiene 4 géneros (o mejor dicho: clases nominales), que son los siguientes:

1. Objetos animados y señores.

2. Agua, fuego, cosas violentas y señoras.

3. Frutas comestibles y vegetales.

4. Otros.

Toma ya. Y se quedaron tan panchos.

En vasco los géneros son dos: animado e inanimado.

El danés también tiene dos: neutro y común (masculino+femenino).

El bora (hablado en Perú y Colombia) parece tener 350 clases nominales, probablemente ostente el récord del mundo. (A no ser que pillemos alguna tribu de esas por contactar con el doble de clases nominales, eh, a que molaría).

Las lenguas de las manos

El primer dato es cierto: la LSE se habla en toda España excepto en Cataluña, donde se usa la LSC. La segunda parte no es cierta: ninguna lengua (ni oral ni signada) puede ser mejor o peor que otra.

Sodoma y Gomera parte II

El silbo gomero no es una lengua. Es un sistema de codificación de las lenguas orales. Como el código morse o el braille. Uno puede usarlo para hablar distintas lenguas.

Los expertos no te mentirían

La Epopeya de Gilgamesh es, efectiviwonder, la obra literaria más antigua que ha llegado hasta nuestros días. Podría remontarse hasta el siglo XXVI a. C., es decir, que tiene 4 500 años. La gracia de este hilito de tuits reside en aplicar criterios críticos modernos a una obra tan antigua.

cout << “Hola mamá” << endl;

Pues en lenguajes de programación todavía no, pero sí ha habido padres que han educado a sus retoños en esperanto e incluso en klingon, que tiene muchas salidas.

Esperanto a Godot

William Shatner (el Capitán Kirk de Star Trek) protagonizó Incubus, una película rodada en esperanto sobre la que pareció haber caído una maldición de la que él, afortunadamente, salió ileso. Su acento en inglés era ok, pero en esperanto… jejeje… en fin…

La que es verdad

Teniendo en cuenta que es una lengua artificial, en modesto crecimiento y que solo tiene unos 15 años, este tuit se posiciona como una de las pocas verdades de todo el hilo.

Gugu tata

Este tuit parodia teorías reales sobre el surgimiento del lenguage con nombres ridículos recogidas por Max Müller:

1. Teoría ma-ma: el lenguaje empieza juntando sílabas sencillas y luego se les otorga significado.

2. Teoría ta-ta: el lenguaje surge porque la boca acompaña al cuerpo en los movimientos.

3. Teoría bow-wow: el lenguaje nace como una imitación de sonidos naturales.

4. Teoría pooh-pooh: el lenguaje nace como interjecciones fruto de emociones como la sorpresa o el dolor.

5. Teoría ding-dong: el lenguaje tiene un componente simbólico que puede representar realidades físicas.

6. Teoría yo-heave-ho: El lenguaje comienza como cantos rítmicos asociados al trabajo duro.

7. Teoría sing-song: El lenguaje nace del jeugo, la risa, el arrullo, el cortejo y otras melocotonadas similares.

8. Teoría hey-you: El lenguaje surge para usarlo en su función fática.

9. Teoría hocus-pocus: El lenguaje surge como evolución de un ritual místico.

La realidad supera a la afición parte II

La gorila se llamaba Koko con ka. Aprendió no 200, sino 1 000 signos de lengua de signos y comprendía unas 2 000 palabras de inglés oral.

Un gin-tonic de Sapir-Whorf con mucho hielo, cuando puedas

La hipótesis real se llama Hipótesis de Sapir-Whorf y establece que existe una relación entre la lengua que uno habla y la forma en que uno piensa. Aunque es bastante difícil demostrar o rebatir semejante postulado, el sentimiento general a día de hoy es que no es cierto. La lengua puede ayudarte a determinar y memorizar ciertos conceptos, pero solo hasta cierto punto. Por ejemplo: disponer de nombres específicos para árboles puede ayudarte a recordar imágenes de ellos más fácilmente que si fueran árboles que no identificas.

Menos da una piedra

La Piedra Rosetta es una piedra que contiene un texto legal escrito en 3 lenguas: griego, demótico y egipcio antiguo. Su descubrimiento fue decisivo para poder descifrar los jeroglíficos egipcios.

No hay que confundirla con Rosa Parks, activista norteamericana que luchó por los derechos de los afroamericanos, cuya acción simbólica más popular fue negarse a cederle el asiento a un blanco en el autobús.

Dialectos inteligibles y teligibles

Este despropósito no tiene sentido alguno. Los dialectos son variedades de una lengua INTELIGIBLES ENTRE SÍ por definición. Ambos son parte de una misma lengua, por lo tanto no pueden pertenecer a dos familias lingüísticas. Sería como decir que estos dos conejos no pueden aparearse porque son de especies distintas.

Hola, soy la bárbara Bárbara y soy una huna.

Lo que en realidad querían decir los griegos es que lo bárbaros al hablar no usaban palabras de verdad, sino que solo balbuceaban diciendo bar bar bar. Así eran de hablistas, de xenófobos y de ilusos, que no concebían más lenguas que la suya propia.

MUY MAL, GRIEGOS ANTUIGUOS.

Kiki y Bouba, detectives privados

BoobaKiki

El experimento bouba-kiki consiste en presentar al sujeto estas dos formas y preguntarle cuál cree que se llama bouba y cuál kiki. Sorprendentemente la gran mayoría asigna bouba a la figura redondeada y kiki a la espinosa.

El español siempre es mejor

Ninguna lengua se lee como se escribe, aunque muchos hablantes nativos de cualquier lengua consideran que la suya sí.

En este caso podemos hablar de lenguas más o menos distanciadas de su escritura. Por ejemplo, el francés y el inglés tienden a ser más etimológicos y conservan elementos que no se distinguen en el habla, mientras que el castellano y el italiano están más al día.

Pero no te engañes: el castellano tiene muchas incongruencias en su escritura. La c y la g tienen dos sonidos (y la h si me apuras), tiene dígrafos (ll, ch, rr), sonidos con grafemas duplicados (g y j, b y v, c y z, q y k…), letras mudas (la h y la u después de la q)… en fin…

De las lenguas que conozco, el lituano, el estonio y el alemán están más cercanos a su grafía que el castellano. Y en el otro extremo, con el inglés y el francés, tenemos al danés que, mae mía.

¡Pues debería ser así en todos los colegios!

No me negaréis que esta no tiene gracia. Cuesta darse cuenta de que un ciego no puede aprender con facilidad la lengua de signos.

Ahora en serio, ¿cómo se comunican un sordo y un ciego? En principio puede que no haya demasiado problema: actualmente la mayoría de los sordos saben hablar (aunque sea un poco) en lengua oral, así que el ciego puede oírle. El ciego sabe hablar perfectamente y el sordo puede leerle los labios (habilidad que todos desarrollan por pura supervivencia).

También hay un lenguaje táctil que usan los sordociegos para el que es necesario, obviamente, mantener las manos en contacto.

¡Alto! ¿Qué hacen los gatos cuando están agustito?

Existe el concepto de «shibbolet» (palabra de origen hebreo), que se refiere a una palabra o uso de la lengua que te delata en cuanto a tu origen geográfico o social.

Tiene una triste historia de uso en conflictos militares. Durante la Masacre del Perejil (República Dominicana) sirvió para identificar a los haitianos (que pronunciaban las erres a la francesa) y, mira tú por dónde, masacrarlos.

Un miembro ilustre de las letras hispánicas

Aquí se me fue un poco la olla, jeje.

¿A que no hay cojones a escribir una novela de terror?

En 1816 el volcán Tambora de Indonesia expulsó a la atmósfera cenizas y otras partículas que redujeron la entrada de rayos solares en la Tierra por lo que el verano fue inusualmente frío. Mary Shelley estaba en Suiza de visita en casa de Lord Byron.

Como eran todos así muy románticos (en el sentido decimonónico de la palabra) pasaron la noche leyendo historias de terror y Lord Byron retó a Shelley, a su marido (de ella) y a su médico (de Byron) a escribir sendas historias de terror.

De esa noche, Shelley sacó la idea para su Frankenstein y John Polidori (el médico), escribió una historia de vampiros, precursora de Drácula.

También inventaron whereas y nevertheless

Pues sí, amigus, el inglés tiene algunos animales duplicados, pero no son el mismo animal, claro está.

Es un error pensar que dos lenguas son un listado biunívoco de términos en el que buscas gato y te devuelve cat y buscas cat y te devuelve gato.

No, la vida no es tan fácil. Los términos se superponen y se enredan unos en otros generando una melé semántica que poco tiene de sencilla.

Por ejemplo, dove es una paloma blanca, como la paloma de la paz y también son doves las palomas mensajeras, mientras que pigeon es la paloma fea de ciudad, la rata del aire.

Tortoise es la tortuga de tierra, turtle la de agua.

¿No hablas franćes? Pues oc.

El occitano es una lengua natural de todo el sur de Francia y de la pintoresca comarca del Valle de Arán en Cataluña: una minoría lingüística dentro de otra minoría lingüística.

Cuenta con menos de un millón de hablantes, aunque la región cuenta con 15 millones. Y es que en España se han hecho cosas muy malas con las lenguas minorizadas, pero en Francia la cosa está mucho peor. El centralismo avasallador y la falta de iniciativas para revitalizarlas ha condenado a lenguas como el occitano o el bretón a ser meras curiosidades turísticas.

Tagged , , ,