Category Archives: Theater

¿Qué hacemos con el muerto? – Impresiones de “Pasos al azar”

Ayer vi “Pasos al azar”, una obra de teatro que se repesenta en el Espacio 8. Fue genial. Y sigo tan impactado que tenía que escribir un post.

Image

Tres actrices de sainetes del Siglo de Oro español se encuentran en medio de la estepa castellana sin compañía, sin víveres, sin tragedia que representar y con el cuerpo sin vida del director. Y se preguntan: ¿qué hacemos con el muerto?

¿Enterrarlo? En la España de la cultura que florece abonada por una sociedad que se descompone, las mujeres no pueden hacer nada sin la tutela de un varón. ¿Llevarlo consigo? Transportar un cadáver de aquí para allá no parece la mejor de las ideas, así que, ¿qué hacemos con el muerto?

large

Foto sisada del twitter de Estudio 8 (@estudio8arte)

Pasos al azar la dirige Rolando San Martín y la interpretan Raquel Guerrero, Elena Seguí y Ángeles Páez, quien, además, es autora de la obra. Las tres revientan el escenario, te ponen el alma patas arriba, te hacen reír, te asustan, te ponen triste e incómodo y, lo mejor de todo, te hacen pensar. Estás ahí y te dices: Esto. Esto era el teatro.

“¿Anónimo? Entonces es que lo escribió una mujer” La obra es una apología a las mujeres del teatro, actrices y dramaturgas, que vivieron en una época difícil, que rompieron los primeros estereotipos y salieron a los caminos a hacer teatro, en lugar de quedarse en casa y ser esposas como Dios manda.

Un texto divertido y trágico, pero sobre todo inteligente, que te engancha desde la primera frase y te mantiene boquiabierto hasta el final de la obra. Unas actrices carismáticas y todoterreno, capaces de saltar de la risa al llanto, que llenan el escenario en su totalidad. Y además son súper majas. Después de la obra se quedaron un ratillo de charleta con nosotros.

Pero tal vez lo que más me gusto fue la reflexión acerca de los elementos que se dan por obvios en cualquier forma de expresión artística: esos límites (más intelectuales que físicos) que los artistas se autoimponen.

Por ejemplo: volvamos a Grecia. Allí las mujeres no podías ser actrices, sólo había actores hombres. Sin embargo, los autores escribían obras en las que aparecían mujeres. ¿Cómo se solucionaba esto? Los hombres se vestían de mujeres y todos entendían que eran muejres. Hoy en día todos sabemos que David Caruso es un actor, no el jefe del CSI de Miami. Y a pesar de eso, podemos involucrarnos en la historia. Es lo mismo.

Entonces, imaginemos qué pasaría si un dramaturgo griego decidiera romper esas convenciones que “se dan por sentadas”. ¿Y si, tras un primer acto con un actor interpretando a una mujer, otro actor le pregunta por qué no se quita ese disfraz y se muestra como el hombre que realmente es? El público es ciego ante las convenciones.

El año pasado me hice con Fraction, del mangaka Shintaro Kago. En esta historia de suspense gore, el autor se dibuja a sí mismo, como un personaje más en el cómic, y explica que cada viñeta puede ser un engaño, que todo lo que creemos ver en un cómic son convenciones, y nos desafía a resolver el crimen dándonos cada vez más pistas… Lo cual sólo consigue desesperarte aún más.

tumblr_m56o9fCP2n1qdc388o1_1280

Teoría de cómo te podría engañar un cómic by Shintaro Kago

Esto es algo que también domina bastante bien el director de cine Nacho Vigalondo. Aunque ya juega con las convenciones en el episodio 2 de Código 7, mi ejemplo favorito es el de su corto “La bolita”, tristemente desactualizado a día de hoy. La idea de “La bolita” era distribuir el corto en formato .mov para que la gente lo reprodujera con QuickTime, y así incluir el aspecto del reproductor como parte de la ficción. Aquí podéis ver un sucedáneo.

Pues eso. Que también hay un poquito de esto en “Pasos al azar”. Y momentos bastante graciosos. Y sorpresas. Y anacronismos. Y declamaciones en verso más que correctas. La obra habla del teatro del Siglo de Oro pero con un lenguaje del Siglo del Silicio.

Elena Seguí la define como la primera tragedia contemporánea. Yo la defino como la mejor experiencia teatral de mi vida. Una bomba de emociones amplificada por el espacio peculiar de la sala de Espacio 8.

Cuando todo lo que creías saber de una obra se viene abajo, cuando los prejuicios desaparecen y ves con ojos nuevos, cuando las convenciones se desmoronan y caen sin vida a tus pies, ¿qué hacemos con el muerto?

Advertisements
Tagged , , , ,