Category Archives: Opinion

Juventud, divino pez globo

La juventud está desmadrada. Lo veo yo, lo ves tú, todos lo vemos. Los adolescentes de hoy en día son peores, no hay duda de ello. No tienen ni idea de nada y parece que actúan sin reflexionar. Y esta situación está impecablemente explicada en esta afirmación “Los jóvenes de hoy aman el lujo, tienen manías y desprecian la autoridad. Responden a sus padres, cruzan las piernas y tiranizan a sus maestros” dicha por Sócrates hace nada más que 2 500 años.

No es el eterno retorno de Nietzsche… Que suena como a Superman Returns o Batman Vuelve. Diantres, ¿por qué siempre asocio a Nietzsche con superhéroes? Ah, ya sé, por el superhombre… supongo. Pero retomo el hilo, que me liais, me liais…

No es el eterno retorno de Nietzsche, que es un retorno perfecto y bonito. Éste es un retorno de ciclo rápido, de usar y tirar, una copia chapucera de lo que ya han hecho nuestros padres. La condición humana es tan previsible que la Psicohistoria se me antoja cada vez más probable. (Sí, yo sólo tengo dos libros: la Fundación y el Zaratustra, y éste último no me lo he leído.)

Briggs y Burke en su libro “De Gutemberg a Internet” vienen a contar que la postmodernidad no es más que un remake americano de la modernidad.

“Hay tantos libros que ni siquiera tenemos tiempo de leer los títulos”, decía un escritor italiano en 1550. Si este señor hubiera vivido en nuestra época seguramente se habría lamentado tuiteando aquello de que “hay tantas series que no te da tiempo a verlas todas #jopetas”.

Claro, es que la imprenta cambió mucho las cosas. Pasó de haber muy pocos libros a haber un montón. Los escribas y copistas se quejaban de que estaban perdiendo millones con aquel invento diabólico. Y hubo más de uno que hizo un “Lucía Etxebarría” aka “Me enfado y no respiro”. Los escribas eran la SGAE el medievo bajo.

Fue una época convulsa. Los jóvenes iban por la calle aislados de la sociedad, ya no hablaban con nadie, pues se sentaban en los parques a leer libros como autistas.

Incluso existían las mismas brechas que hay hoy en día. Sólo algunos tenían acceso a los libros y de ellos, sólo unos pocos efectivamente sabían leer. En nuestro mundo sólo algunos tienen acceso a Internet y de ellos, sólo unos pocos efectivamente saben navegar.

Y dado que hay tantas similitudes, podemos incluso pronosticar una pizquita del futuro… bueno, más bien de presente. Hoy nos reíamos en clase de que hubiera habido una época en la que existían periódicos escritos a mano. Y aun nos hemos reído más cuando nos han dicho que eran mucho más fiables que los periódicos impresos. Exactamente lo mismo que pasa hoy en día con la prensa impresa y la prensa online.

Algún día en el futuro, en alguna clase de Periodismo se reirán de nuestra resistencia a abandonar el papel. Les pareceremos tontos e ignorantes por creer que la palabra impresa es más fiable que el HTML.

Tagged , , , ,

ACERCA y la gente que se mueve en Valladolid

Por fin, por fin. Después de muchos meses trabajando poquito a poquito, ayer se estrenó el corto documental que hice para ACERCA. ACERCA es un colectivo que integra a muchas personas y asociaciones que tienen un objetivo común: hacer de Valladolid una ciudad más humana. Su principal proyecto es la rehabilitación de un colegio que lleva abandonado más de una década para convertirlo en centro social autogestionado con un coste de mantenimiento CERO para el ayuntamiento. Bueno, la historia es ésta:

Si has saltado aquí directamente sin ver el vídeo, te cuento el final: el Ayuntamiento de Valladolid no sólo no colabora con estas personas, sino que apenas se comunica con ellos y les pide cosas tan ridículas como una fianza de UN MILLÓN DE EUROS. Es decir, este colectivo se ofrece a rehabilitar el colegio y a convertirlo en un centro social y cultural a cambio de tan solo que el ayuntamiento les pague los materiales de la rehabilitación. No conozco la cifra, pero no creo que pase de los 30 000 euros, y sin embargo sí tiene 180 000 para gastárselo en espectáculos para las fiestas.

La situación carece tanto de lógica que nadie se explica por qué el gobierno municipal actúa así.

Hay una explicación que he intentado negar desde el principio, porque yo soy de los que piensan que el 99% de la gente que se mete a política tiene verdadera vocación por solucionar los problemas de su tierra. Sin embargo, esta actitud parece que busca que los ciudadanos no actúen, no organicen, no piensen.

La dedicación de los miembros del colectivo ACERCA y su entusiasmo después de todas las veces que se han estampado de bruces contra una administración inhumana es un ejemplo para todos, especialmente para todos los que piensan que Valladolid no está viva.

Las fotos las he tomado de la página de ACERCA en Facebook.

Deslealtad con España

Una de mis palabras talismán favoritas de los últimos meses es España. No sólo porque signifique “tierra de conejos“, sino porque el significante designa un significado en el que vivo, estudio, escucho a Aqua y exploto burbujas de embalar. Pero una cosa es ser una palabra talismán y otra muy distinta es ser una palabra baúl. Los nuevos significados para las palabras de toda la vida están muy bien en la poesía, pero muy mal en el periodismo.

“Deslealtad con España” es el titular de hoy del ABC, diario español cuyo eslogan es “el valor de la palabra”, valor que deprecian, ignoran y humillan con esta portada.

Yo soy un tipo muy crédulo. Si a mí un periódico me dice que hay “deslealtad con España” yo me lo creo. Y si me ponen las fotos de dos señores, me imagino que ellos han sido los desleales. Mare de Déu! ¿Qué habrán hecho? ¿Vender secretos de estado a la URSS Corea comunista? ¿Regalar dinero a los terroristas? ¿Qué han hecho estos señores tan malos?

Pues resulta que estos señores son los presidentes del País Vasco y Andalucía, dos de las tres comunidades autónomas que quedan sin que las gobierne el Partido Popular. Estos presidentes han sido elegidos democráticamente en sendas elecciones por sus respectivos conciudadanos y tienen la obligación de defender sus intereses.

Lo que han hecho ha sido llevar ante el Tribunal Constitucional los recortes anticrisis (procrisis, según el FMI) del Gobierno central para que dictamine si están dentro de lo que permite la Constitución o no.

Dado que las personas no somos omniscientes y no podemos conocer la verdad de forma inequívoca, cuando se generan disputas en la sociedad, tenemos que acudir a tribunales que se encargan de elegir cuál es la verdad. No hablamos de una verdad ontológica ni metafísica, sino de una verdad práctica y social, una verdad que nos sirva para seguir funcionando.

¿Es desleal a España llevar este caso ante los tribunales? La falacia no puede ser más grande. Los tribunales son parte integral del sistema, y cualquier cosa que se lleve ante ellos es completa, absoluta, taxativa y tautológicamente leal hacia el sistema. Llevar un asunto ante un tribunal puede ser leal si yo, que soy un terrorista, delato a mis compañeros. O si yo, que soy un golpista, delato a mis jefes. Eso es deslealtad, porque lo medimos con una escala de valores ajena al propio sistema.

Por lo tanto, Patxi López y José Antonio Griñán no son desleales con España, ni con la democracia, ni con el estado de derecho. Puede que sean desleales cuando su lealtad la ligamos a otros intereses, es decir, cuando la medimos con otros baremos. El ABC dice que son desleales porque muestran una clara deslealtad hacia la idea que este diario tiene de lo que debe ser España. Pero esa idea no es España. Es una parte de España. Estaría muy mal que, si yo creyera que las mesas deben tener cinco patas, me comunicara con los demás hablantes dando por hecho que mi idea de lo que debe ser una mesa es la que ellos van a manejar también. Eso es anti-comunicación, y por lo tanto, es anti-periodismo.

Es el mismo caso del pasado 29 de marzo cuando La Razón publicaba en su portada el titular “Trabaja por España“, invitando a los pocos españoles que quedan con trabajo a no secundar la huelga general. Trabaja por España. Es para pensarlo. Obviamente querían decir “Trabaja por la idea que nosotros tenemos de lo que debe ser España”. Pero todos sabemos que el lenguaje periodístico necesita frases más directas. Trabaja por España, decían, como si los que se manifestaron se estuvieran manifestando por Andorra o por Yemen. Ellos también se manifestaban por España.

Lo que me preocupa es que hacer las cosas “por España” se convierta en argumento suficiente para sustentar cualquier idea. Me cachis la mar, que hace sólo 30 años que dieron un golpe de estado aquí y su justificación era ésa, que lo hacían “por España”.

España no es un fin. España no es un bien mayor que haya que preservar frente al bienestar de la población en general ni de los individuos en particular. Lo grave es ser desleal a la democracia, al estado de derecho o a los derechos humanos. Pero, ¿desleal a España? Lo siento mucho, pero si mi ayuntamiento lo gobierna el PSOE, mi autonomía un partido nacionalista, y mi país el PP, muy difícil va a ser que me lo monte para no ser desleal a mi país.

No me gusta que me traten como a un tonto. Las falacias en portada no son menos falacias, al contrario. Plantear cualquier caso ante cualquier tribunal sólo es desleal en una dictadura, donde el arbitrio de una elite prevalece sobre la verdad.

Y lo ofensivo no es su deslealtad hacia el el Estado, la democracia, los gobiernos autonómicos, la Constitución que instaura el Tribunal Constitucional, el propio Tribunal, la Historia, el rigor periodístico, la objetividad, el diccionario y el buen gusto. Lo ofensivo es el desprecio que muestran hacia la capacidad de entendimiento de sus lectores.

Menos “por España” y más “por los españoles”.

Tagged , , , , , ,

El evangelio según Google

Cada una de las búsquedas que usted ha hecho en su vida –absolutamente todas– están guardadas en una base de datos, en algún lugar.” Esta inquietante afirmación fue hecha por Tim Wu, experto en legislación en la Red y resume muy bien la situación actual.

¿Es Google la empresa amiga que pretende ser? Según afirma Gerard Reischl en su libro “El engaño Google”, este buscador es el mayor registrador de datos que el mundo ha conocido y se ha convertido en una “superpotencia descontrolada”.

La imagen de un mundo en el que una sola entidad conoce todas las búsquedas que has realizado en Internet a lo largo de tu vida hace que la distopía que describe George Orwell en “1984” nos parezca una comedia romántica.

Mi inquietud es la siguiente: si en algún momento (¡Dios no lo quiera!) esto se nos fuera de las manos, ¿podrían los gobierno poner freno al gigante de Mountain view? De momento muy pocos gobiernos le han plantado cara a esta empresa. La China comunista es uno de los pocos estados que parecen resistírsele. Lo malo es que a la larga parece que el estado soberano tiene las de perder.

Google es sinónimo de Internet. Internet es sinónimo de democracia. Así nos lo han inculcado y esta es nuestra nueva religión. ¡Curioso mundo es éste en el que los países democráticos están sometidos al Gran Hermano y los regímenes autoritarios comunistas son los únicos que se le resisten! ¡Si Orwell levantara la cabeza! ¡Viva el Ministerio de la Verdad!

Tagged , ,